Seguro que alguna vez has escuchado eso de “pues yo hago ejercicios isométricos y me van genial”. Asientes con cara de saber de lo que te están hablando pero realmente, a pesar de haber escuchado el término unas cuantas veces… ¡No tienes ni idea! Que no cunda el pánico, que nunca es tarde si la dicha es buena. Hoy vamos a explicarte todo lo que debes saber en torno a los ejercicios isométricos. ¿Preparado? ¡Allá vamos! 😉

¿Qué son los ejercicios isométricos?

Un ejercicio isométrico es una forma especial de entrenamiento en la que entrenamos músculos y articulaciones. Debes saber que este tipo de ejercicios no implican un movimiento es sí. “¿Y cómo puede ser esto?”, te estarás preguntando… La respuesta es fácil, para realizar estos ejercicios ponemos en tensión nuestros músculos empujando a tirando de algo que realmente no se mueve. Un buen ejemplo es empujar una pared, tirar de una cuerda atada a algo fijo… También podemos usar pesas sujetándolas en posición estática durante el tiempo que nos marque nuestro entrenador o incluso utilizar nuestro propio cuerpo.

Existe una gran variedad de estos ejercicios, por los que es una manera divertida de variar la rutina de entrenamiento. Además, al no necesitar ningún material, podemos hacerlos en cualquier lugar, incluso en nuestra casa. Se trata de unos ejercicios muy utilizados en rehabilitación pues como decimos fortalecen músculos y no dañan articulaciones.

¿Qué tipos de ejercicios isométricos existen?

  • Activos: Somos nosotros quienes ejercemos fuerza sobre algo yendo más allá de resistir una carga o mantener una posición fija. Un buen ejemplo sería empujar una pared o tirar de una cuerda anclada a algo fijo.
  • Pasivos: Es este tipo de isométricos mantenemos una posición estática o resistimos un peso quedando nuestro cuerpo en una posición fija.

Ventajas de realizar ejercicios isométricos

  1. No necesitamos ningún tipo de maquinaria pues nos valemos de nuestro propio cuerpo. Esto permite realizar los ejercicios en cualquier lugar.
  2. Aumentaremos nuestra fuerza muscular.
  3. Entrenamos menos tiempo, pero aumentamos el esfuerzo realizado.
  4. Son ejercicios que ofrecen la posibilidad de trabajar de manera muy localizada.
  5. Previenen lesiones o pueden usarse como rehabilitación tras lesiones u operaciones. Si te han operado de la rodilla o de la cadera, estos ejercicios son ideales para ti.

Inconvenientes de los ejercicios isométricos

  1. Con ellos no mejorarás tu capacidad cardíaca, por lo que debes completarlos con ejercicios de cardio. Como decíamos más arriba, es fundamental mantener una correcta respiración mientras realizas estos ejercicios, y para ello es fundamental contar con el conocimiento y apoyo de un entrenador personal.
  2. Al ser ejercicios tan localizados, corres el riesgo de trabajar mucho una parte del cuerpo dejando descuidada la otra. Una vez más, resaltamos la importancia de contar con una rutina profesional hecha especialmente para ti en la que se tengan en cuenta todas y cada de las partes de tu cuerpo. 🙂

Riesgos de hacer ejercicios isométricos

Las personas que padezcan hipertensión o padezcan alguna dolencia deben tener cuidado con estos ejercicios. Cuando los hacemos, aumentamos la presión sanguínea, motivo por el que debemos llevar una respiración más que correcta.

Es muy importante realizar este tipo de ejercicios con un entrenador personal para que nos indique cómo debemos hacerlos bien y entrenemos con la mayor calidad nuestros músculos. Puedes llamarnos si te animas a entrenar con nosotros. 🙂

ejercicios isométricos

La plancha es un ejemplo de ejercicio isométrico. Es fundamental que aprendas a hacerla con un profesional, pues el brazo debe estar alineado, la cadera bien colocada y la rodilla en su lugar exacto! 🙂

Deja un comentario