La actividad física ha sido durante siglos, un método de supervivencia para el ser humano, en cambio, conforme evolucionamos tenemos una vida más acomodada y que cada vez nos exige movernos menos. Es ahora cuando realmente estamos viendo las diferencias entre ser una persona activa, que realiza ejercicio y actividad física, y la persona que no suele moverse demasiado durante el día.

¿Crees ser una persona activa?

Se considera “no activa” a la persona que realiza menos de la cantidad de ejercicio físico recomendada por la ASCM (150 minutos a intensidad moderada), pero no solamente son estos los factores que la describen. Suele haber 5 pautas características de las personas sedentarias :

  • Usan siempre el vehículo como método de transporte.
  • Prefieren estar en casa en lugar de dar un paseo al aire libre.
  • El ascensor es su fiel acompañante para subir a casa o salir del metro.
  • No entra en sus planes pertenecer a un grupo de deportistas o realizar ejercicio por su cuenta.
  • No aprovechan los ratos libres/muertos para moverse y realizar actividad.

 Hábitos de una persona activa (ser o no ser una persona activa)

Consideramos como “activa” a una persona que tiene en cuenta la práctica de actividad física en su día a  día. Además, suelen pertenecer a grupos o desarrollarse en ámbitos en los que se practica ejercicio regularmente, como por ejemplo un club de corredores o algún equipo deportivo.  Así pues, los hábitos de la gente activa son:

  • Moverse en medios de transporte que impliquen actividad física (a pie, en patines, en bicicleta…)
  • Disfrutan de su tiempo libre saliendo de casa.
  • Suben por las escaleras.
  • Consideran importante su bienestar físico, psicológico y social.

¿Y tú?, ¿Te consideras una persona activa?

No es necesario que dispongas de muchas horas al día para convertirte poco a poco en una persona más activa. Empieza por pequeños cambios en tu rutina como por ejemplo:

  •  aparcar el coche más lejos de tu destino para caminar al menos unos metros
  • baja del ascensor uno o dos pisos antes y sube por las escaleras
  • aprovecha el fin de semana para moverte más: apuntarte a alguna actividad, salir a andar, bailar, etc.

 

Deja un comentario